Los enemigos interiores

 

enemigos

 

En muchas ocasiones en las que sufrimos no somos conscientes de que estamos alimentando a una serie de enemigos interiores que nos van socavando día a día:

  • La falta de aceptación de nuestro cuerpo, pues sin él no estaríamos vivos. Es tremenda la presión que desde tantos medios de comunicación, las opiniones ajenas y los estereotipos están constantemente coaccionándonos para que no estemos contentos viviendo dentro de nuestra piel, que no disfrutemos de todas las posibilidades de tomar contacto con el mundo que el cuerpo permite. Nos olvidamos de que sin el cuerpo que somos no existiríamos.

 

  • El pensamiento catastrofista, que nos hace vivir por adelantado situaciones que casi nunca van a ocurrir, pero que nos hacen sufrir como si estuvieran ya sucediendo. Además, todo el sufrimiento vivido por adelantado no impedirá que suframos cuando realmente suceda algo doloroso e inevitable.

 

  • Las comparaciones que establecemos con personas a quien suponemos que son mejores que nosotros, que saben más, que tienen éxito y que lo único que consiguen es que nuestra autoestima se deteriore y nos maltratemos.

 

  • El miedo al “qué dirán” cuando es algo que se escapa de nuestra capacidad de intervención. Cuando nos da miedo la opinión ajena es debido a que no tenemos suficiente confianza en nosotros mismos. Los otros dirán siempre algo, cada persona lo suyo, que suele ser en muchas ocasiones distinto a lo que nosotros necesitamos. Además, no es tanto lo que dicen sino lo que suponemos que piensan, que es todavía más difícil de saber y examinar.

 

  • Vivir culpándonos de nuestros errores en lugar de hacernos responsables de las consecuencias de nuestros actos. El error es parte del proceso de aprendizaje y hemos de integrarlo como un maestro que nos ayuda a rectificar. Lo importante es estar dispuestos a afrontar los resultados indeseados lo mismo que asumimos los efectos positivos y deseados.

 

  • Permanecer habitualmente en el pasado o en el futuro en lugar de centrar la atención en lo que está sucediendo en cada momento, de forma que podamos vivir de forma consciente todo lo que realmente pasa en cada momento.

 

Cuando somos capaces de aportar este equilibrio a nuestro pensamiento, pues realmente todo lo que hemos comentado son sucesos mentales, seremos capaces de afrontar la vida con solidez, control interior y mayor disfrute de lo más importante que tenemos: la vida.

 

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. institutpehuen
    Abr 13, 2016 @ 09:13:01

    Caro Ana. Qué importante es tenerlo presente, y qué fácil olvidarlo. Lo más importante que tenemos, quizás lo único: la vida

    Un abrazo y gracias por tus palabras

    Jose

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Entradas por meses

Únete a 279 seguidores más

Estadísticas

  • 33.979 visitas