Tejer nuestras cuerdas

Cuerda1

Si analizamos bien, hasta la maroma más fuerte y el cordón más fino están formados por fibras que, tomadas de una en una son frágiles, pero cuando se van uniendo, trenzando y retorciendo los distintos  cordeles, se logra una soga lo suficientemente poderosa como para amarrar un trasatlántico  a los norayes o cornamusas del puerto.

Nosotros podemos tejer nuestras diversas sogas, maromas o cordones, ajustando su fuerza a la necesidad, simplemente uniendo fibras, esto es, actos, reconocimientos, pasos logrados, eliminaciones…

Una persona que descarta la importancia de reconocer las cosas que hace bien, que da por supuestos o desmerece sus logros, que jamás se felicita por haber alcanzado un objetivo, está despilfarrando fibras y fibras, componentes psicológicos necesarios para ir tejiendo y consolidando muchas “cuerdas” que le van a aportar fortaleza personal.

Porque si nunca se reconoce o premia un logro alcanzado con un esfuerzo propio adecuado a la meta ¿cómo va a consolidar la sensación de aptitud y confianza que le permite enfrentarse a retos sucesivos?

Si no permite que la alabanza le guíe lo mismo que una amonestación  ¿cómo va a distinguir entre lo que hace bien y lo que necesita corregir?

Cuando nos planteamos un cambio, hay que repetir la nueva forma de actuar las veces suficientes para que se establezca una huella neuronal que se active con facilidad y sustituya la anterior forma de actuar, al hábito que se consolidó  a base de repeticiones y que ahora estamos alterando.

Un respaldo necesario para hacer este cambo es tener constancia de que somos capaces,   tener confianza en nuestras capacidades y esto se logra teniente una especie de “grabación experimental” que nos aporta pruebas de que en diferentes ocasiones hemos alcanzado metas, que tenemos aptitudes, que cuando usamos nuestras habilidades logramos alcanzar nuestros objetivos en la mayoría de ocasiones.

Todas estas pruebas, todos los actos acumulados son los que van a trenzar la cuerda a la que nos podemos agarrar para ir ascendiendo en los obstáculos que la Vida nos va aportando al camino que andamos cada día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Entradas por meses

Únete a 279 seguidores más

Estadísticas

  • 33.979 visitas