Maravillarse y disfrutar

Maravillarse

¿Qué es maravillarse? Darnos cuenta de que nos encontramos ante algo excepcional, fuera de lo común, que nos asombra y fascina.

Parece que en la vida habitual hay pocas ocasiones de maravillarse, cuando realmente lo que nos sucede es que nos hemos embotado ante los sucesos tan pasmosos que pasan constantemente a nuestro alrededor.

¿Hay algún atardecer que se repita? ¿Es el mar distinto cada día? ¿Existe una paleta de colores más amplia que la que nos regala la Naturaleza?

Nuestro cerebro tiene un principio de funcionamiento llamado habituación. Dejamos de prestar atención a las cosas cuando suceden con regularidad y nuestros sentidos las perciben como un fondo difuminado de la vida, mientras que solamente reaccionamos ante los sucesos inesperados, sorprendentes o inadecuados.

Este fenómeno nos facilita manejarnos entre los sucesos familiares, cotidianos, conocidos. Pero nos elimina muchos momentos de disfrute ante sucesos que nunca son iguales, que son raros en el funcionamiento del mundo y que nos hace considerar lo excepcional como algo vulgar.

¿Nos damos cuenta de cuántos privilegios nos rodean? ¿De cuantos momentos de disfrute y placer podemos percibir? ¿Prestamos atención a las sensaciones de bienestar que tiene nuestro cuerpo cuando lo observamos y no hallamos dolor en ese momento de su existencia?

Sería muy interesante aprender a funcionar con la “mente del principiante” que nos incita a tener una disposición mental de apertura a los sucesos, en lugar de tener la mente ocupada con preocupaciones ante un desconocido futuro o recuerdos sombríos de un pasado ya inalcanzable o imposible de cambiar. Que nos activa la curiosidad, las ganas de aprender de experimentar, de contemplar la Vida desde puntos de vista diferentes a los que nos hemos acostumbrado como únicos posibles.

Este tipo de maravilla es uno de los componentes de la felicidad, pues nos centra en el disfrute de lo que sucede en cada momento, el presente, el regalo constante que nos hace la Vida con su amplitud inabarcable, con su riqueza inagotable, con su derroche de posibilidades… todas sucediendo ante nuestros sentidos si aprendemos a enfocarlos.

Maravillarse es entender que estar vivos es un regalo tan improbable que lo hemos de agradecer y  compensar con el disfrute de cada momento que nos sea concedido por la Vida.

 

 

 

 

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Carmen
    Dic 16, 2015 @ 12:51:16

    Es costoso darse cuenta pero ,cuando consigues disfrutar de hoy es muy gratificante besos

    Responder

  2. Ana
    Dic 16, 2015 @ 13:57:14

    Si que lo es, Carmen. Sobre todo porque conviene que nos demos cuenta de que es el momento de disfrutar, vivir y saborear lo que la Vida nos da con cada instante.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Entradas por meses

Únete a 279 seguidores más

Estadísticas

  • 33.979 visitas