Expectativas sin posibilidad

Expectativas

Dice la RAE que:

expectativa

(Del lat. exspectātum, mirado, visto).

  1. f.Esperanza de realizar o conseguir algo.
  2. f.Posibilidad razonable de que algo suceda.
  3. f.Posibilidad de conseguir un derecho, una herencia, un empleo u otra cosa, al ocurrir un suceso que se prevé.

Pero sucede que, en la vida cotidiana, tenemos problemas para salirnos de nuestro marco de referencia construido y guiado por nuestras experiencias, temperamento, ambiente, necesidades y objetivos. Desde esta posición, creemos que todos los demás tienen las mismas referencias y con ello cometemos diversos errores:

  • Damos por supuesto que los demás ven el mundo como nosotros.
  • Damos por supuesto de que los otros pueden adivinar nuestros deseos, necesidades o carencias y así, sin tener que pedirlo, nos ayudarán a solucionarlo.
  • Confundimos las posibilidades supuestas de que algo suceda con la esperanza o certeza de que pasará, simplemente porque lo deseamos.
  • Lo “razonable” o lo que es “normal” se ajusta a nuestra escala de valores o estilo de razonamiento, que suele ser diferente del que usa la otra persona.

Todo ello nos lleva a sufrir muchas decepciones, desilusiones, dejar de sopesar diferentes puntos de vista e incluso deterioro o ruptura de relaciones.

Cuando aplicamos a los demás nuestras normas, creencias, excepciones o particularidades, estamos provocando un caldo de cultivo de incomprensión, rebeldía o alejamiento. Porque las otras personas tienen necesidades y metas, gustos, creencias y visiones diferentes a las nuestras y nuestra forma de actuar la reciben como imposición, intolerancia o invasión de límites.

Conviene que nos demos cuenta que cada persona es única y que nuestro mundo, nuestro paisaje interior es igualmente único y lo que nos vale  nosotros no tiene por qué ajustarse a los demás, ni ha de ser lo que les conviene o soluciona sus necesidades.

¿Cuántas veces hemos deseado o supuesto que la otra persona haría las cosas como las hemos hecho nosotros y nos llevamos un chasco al ver que su forma de actuar o reaccionar es totalmente distinta a lo que esperábamos? Y decimos cosas como “Yo eso no lo hubiera hecho”, “Parece mentira que no se dé cuenta de que…”, “Desde luego, después de todo lo que he esperado que pasase….”

Todas estas frases y otras similares indican que hemos aplicado expectativas de que pasase lo que nosotros queríamos y no hemos dado lugar a la diferencia de forma de ser y actuar del otro. Y así nos llevamos decepciones y dolores que podríamos evitar hablando claro, preguntando y pidiendo ayuda. ¿Verdad?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Entradas por meses

Únete a 279 seguidores más

Estadísticas

  • 33.979 visitas