No comprendo

exodo

Están pasando unas cosas en el mundo que, por mucho que las pienso, no las comprendo.

Han sucedido siempre, pero ahora, cuando se ponen todas a la luz al mismo tiempo, es cuando la realidad las hace más evidentes.

Me refiero a la combinación letal que son la política y la religión, ambas en su cara más oscura. Centrándonos en la guerra de Siria y sus consecuencias, la política y la religión más fundamentalistas están empeñadas en acabar con los millones de personas que coexistían en su casa, hacían su vida y criaban a sus hijos.

De ellos, los que aún pueden, escapan de ese lugar para salvar literalmente su vida, abandonando sus hogares y sus sueños, sus amigos, sus entornos… emprendiendo una carrera de obstáculos desmedidos, en la que es muy fácil perder lo único que queda en ese momento: la propia vida o la de la familia que queda en pie.

Los supervivientes llegan a Europa y se encuentran con otros políticos que dicen cosas como: “…Si Europa se hace multicultural, ya no habrá vuelta atrás, ni a una Europa cristiana, ni al mundo de las culturas nacionales. […] Si hoy nos equivocamos, será para siempre”.

De nuevo política y religión unidas. Y en lugar de sentirnos pertenecientes a la misma especie humana, en lugar de sentirnos amenazados por los totalitarismos y la aniquilación que representan, nos preguntamos los países si tenemos capacidad para admitir en nuestro territorio a esas personas que lo han perdido a manos de unos cuantos depredadores que solamente buscan su propio bienestar.

Y en lugar de alzarse nuestros países con la fuerza suficiente para acabar con ese genocidio, nos olvidamos de que anteriormente fuimos nosotros los que tuvimos que refugiarnos de otros iluminados que nos masacraron y nos ponemos de perfil a ver si pasa el asunto y, o bien se mueren todos los que escapan o ganan los fundamentalistas y ya no puede escapar ninguno mas de entre sus garras. Y muerto el perro, se acabó la rabia.

No comprendo, de verdad. No entiendo que la política o la religión sean valores por encima de la vida humana, que la usen para sus propósitos espurios y el resto de seres humanos no se alce para parar ese genocidio.

Yo tengo ganas de encontrar el modo de dejar de pertenecer a esta especie y hacerme parte de otra que sea más respetuosa con sus congéneres, en la que ni haya políticas ni religiones fundamentalistas y letales.

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Jose
    Sep 11, 2015 @ 16:41:38

    Sí. Es muy fácil echarle la culpa a los demás de lo que ocurre lejos. Pero ahora nos atañe a nosotros. Y precisamente por tan acostumbrados como estamos a echarle la culpa los demás, no somos capaces de reaccionar y hacer algo útil de verdad, algo que contribuya a la solución. Y lo mismo que en éste en otros muchos temas. Hace tiempo que, como dijo Neruda, estamos sufriendo las flagelaciones de la indiferencia y hundiéndonos en el subdesarrrollo social.

    Responder

  2. anasanantonio
    Sep 11, 2015 @ 17:26:02

    Si, José, hay muchas cosas que pasan lejor y las personas tendemos a sentirnos más afectadas e involucradas en aquellas que nos rozan. Nos angustia un accidente cercano y vivimos con más distancia emocional, e incluso sin reaccionar en absoluto, un accidente similar en un país lejano.

    Lo que no concibo es que creencias religiosas, que se suponen son un apoyo a la vida se conviertan en letales; y que la política, que es el servicio para el bienestar de las personas que componen la sociedad, se transforme en un páramo en el que solamente cabe el poder, llegar y mantenerse, que no te lo muevan y para ello, abusar de las personas que han puesto en tus manos la condfianza para que busques el bien común.

    Aú más, que por encima de eso, política y religión comandadas por la parte oscura de las personas que las asumen como un corral con ganado propio, con el que conseguir lo que buscan desesperadamente: poder, ganar, sentirse por encima del común de los mortales.

    QUe todas esas sinrazones se coloquen por encima del valor principal que es el de la vida, la existencia y el respeto, sabiendo que todos somos distintos y lo mismo a la vez, es lo que no puedo concebir. No que nos gustemos y vivamos en la Arcadia Feliz, sino que sepamos luchar por lo importante.

    Sé que es una Utopía, pero sin ellas nunca habríamos sobrevivido.

    Besos, Ana

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Entradas por meses

Únete a 279 seguidores más

Estadísticas

  • 33.979 visitas