Síndromes, mentiras y vuelta a la rutina

Sindrome postvacacional

Dice la R.A.E. que:

Síndrome

  1. m. Conjunto de síntomas característicos de una enfermedad:
    síndrome catarral.
  2. P. ext., conjunto de fenómenos que caracterizan una situación determinada:
    síndrome de crisis, de Estocolmo.

Desde hace algún tiempo me da la impresión de que se bautizan, con demasiada alegría y poco fundamentadamente, muchos “síndromes psicológicos”  que no son más que adaptaciones a cambios que se dan habitualmente en nuestra vida. Y no son, en absoluto, ni una enfermedad ni tienen entidad propia.

Lo mismo sucede, y hablaré de ello con más profundidad, en la facilidad con la que se medican situaciones emocionales, transfundiéndolas  y confundiéndolas con otras situaciones que no son lo mismo. Y que no se pueden abordar igual.

Hoy quiero comentar el “Síndrome post-vacacional” que tantas páginas de los medios escritos y minutos de los audiovisuales ocupan.

Realmente no es solamente una invención, sino una ofensa, pensar que volver a trabajar tras una época de holganza sea un padecimiento mental. Y más en una época en la que hay tantas personas pasando penurias, angustias, padecimientos, hambre y pérdidas de todo tipo por no tener trabajo.

Podemos llamarle flojera, agobio por tener que volver a un trabajo que nos resulta insatisfactorio, en el que tenemos que ahogar nuestras esperanzas, nuestra creatividad, que tenemos que compartir espacios con personas que nos desagradan, que nos incomodan, que tenemos un jefe o un compañero insoportables, que no se ajusta a nuestros deseos, sueños o que nos frustra…

Llamemos a las cosas por su nombre, pero no lo convirtamos en un síndrome que podamos tratar con ansiolíticos, antidepresivos y remedios químicos varios. Porque la realidad es que si estamos en el lugar en el que no queremos estar, nos volverá a pasar cada fin de semana, cada puente, cada semana de asueto… y en las siguientes vacaciones.

Otro ejemplo, menos psicológico pero más extendido vía Internet:

Síndrome de la piel de naranja Quizá lo conozcas por su nombre más común: celulitis. Se trata del aspecto rugoso, irregular, con hoyuelos y nódulos a nivel de la superficie cutánea en ciertas zonas del cuerpo, como nalgas, muslos o caderas.

Además, la celulitis, es una inflamación de las células grasas (eso significa –itis: inflamación) y no el almacenamiento fisiológico y natural de grasa subdérmica. Pero cuantas cremas se venden en su nombre ¿verdad? Lo mismo que antidepresivos. ¿Nos suena el truco?

¿Has de cambiar algo? Pues empieza a buscar algo que realmente sea acorde con tus deseos y deja de esconderte tras un sindrome que te sirve de coartada ante el cambio. Es mas efectivo para tu bienestar y equilibrio personal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Entradas por meses

Únete a 279 seguidores más

Estadísticas

  • 33.979 visitas