La importancia de los límites en las relaciones


Valla1

Las buenas vallas hacen buenos vecinos (Refrán inglés)

En las relaciones, cualquier tipo de relación humana, tanto en la familia como con amigos, vecinos, compañeros y conocidos, hemos de tener claro un principio que nos puede facilitar o complicar la vida.

“Las demás personas nos tratan como les permitimos que nos traten”

¿Duro, verdad? Ciertamente es duro darnos cuenta de que nos van a tratar dependiendo de nuestro propio auto-respeto, de nuestra autoestima y si nos hacemos responsables de nuestras necesidades o no. Porque los límites significan indicar a los demás que estamos decididos a defender nuestra intimidad,  nuestro espacio personal, que tenemos criterio y sabemos mantenerlo y respaldarlo aunque sea diferente al de la otra persona.

Sin perder las formas, con firmeza y con claridad, hemos de usar la palabra mágica: “NO” ante las invasiones, manipulaciones, injerencias o faltas de respeto ajenas.

Los otros solo tienen sobre nosotros el control que les concedemos, ni más ni menos. Solamente nos violentan si no encuentran el límite tranquilo, específico y constante que les enseña que no tienen permiso para traspasar ese punto; porque nosotros tenemos claro qué tipo de comportamiento nos merecemos y cuál no estamos dispuestos a permitir..

Por eso es tan importante que tengamos bien claro nuestro valor, nuestra capacidad, quién somos y mostrar que nos hacemos responsables de nuestras necesidades y deseos y que la opinión ajena es solamente un punto de vista que puede coincidir con el nuestro o no, pero que para nosotros el válido es el nuestro.

Es cierto que hay gente maleducada, faltona, manipuladora, informal… pero solamente actúan así con quienes se lo consienten.

Anuncios

4 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Yolanda Pérez Luna
    Mar 24, 2015 @ 07:33:52

    Reblogueó esto en Psicólogos Bilbao. Yolanda P. Lunay comentado:
    Ya hemos hablado alguna vez en este espacio de lo estresante que pueden ser las relaciones interpersonales.
    Muchas veces me encuentro con profesionales quemados y agotados del desgaste que genera el contacto contínuo con pacientes, clientes, alumnos/as…

    Existen numerosos estudios en los que se resalta que las profesiones más proclives a sufrir burn-out, son aquellas en las que el trato con los demás es un elemento clave: docentes, profesionales sanitarios y en general trabajadores y trabajadoras que pasan muchas horas en contacto con las dificultades, necesidades y exigencias de otras personas.

    La exposición contínua a estas relaciones interpersonales implican un desgaste de nuestros mecanismos de resistencia y de nuestras estrategias de afrontamiento, llevándonos con frecuencia al agotamiento y la apatía. Y curiosamente, es la sintomatología física la que habitualmente llama primero nuestra atención:mareos, dolores de cabeza, contracturas, agotamiento físico, dificultades para dormir, etc. Solo cuando estos síntomas persisten incluso resistiendose al tratamiento, nos planteamos… ¿será estrés?

    Un trabajo terapéutico adecuado nos permite indagar sobre las situaciones o relaciones que pueden estar dañando nuestro equilibrio emocional, ayudándonos a modificar o restaurar habilidades de relación interpersonal que nos protejan y nos permitan llevar a cabo nuestra tarea de forma exitosa.

    En el siguiente artículo Ana Sanantonio hace una interesante reflexión sobre la importancia de la postura que adoptamos en la relación con el otro y la manera en la que esta afecta a la interacción.

    Yolanda Pérez

    Responder

  2. anasanantonio
    Mar 24, 2015 @ 08:09:03

    Es muy cierto, Yolanda, que tareas como las que mencionas son caldo de cultivo de personas afectadas por el “síndrome del quemado”, gente que a agotando su resistencia física y mental ante un entorno exigente, áspero y difícil de manejar. Hay varias herramientas para paliar estas circunstancias y una de ellas es, precisamente, poner límites de forma educada, firme y consistente a las invasiones desconsideradas e irrespetuosas, que se dan en cualquier ámbito de las relaciones humanas. Gracias por tus amables palabras. Ana

    Responder

  3. horacio antonio de napoli
    Abr 13, 2015 @ 07:58:17

    yo tengo agorafobia y se me hace muy dificil todo ya no se que hacer

    Responder

    • anasanantonio
      Abr 13, 2015 @ 10:44:44

      Horacio, realmente padecer agorafobia limita mucho la vida. No es algo que nos imponen, sino que vamos reduciendo nuestro espacio en el mundo y eso sucede porque creemos demasiado a los miedos que nuestra cabeza se va inventando. Porque antes de padecer este malestar, imagino que iba a muchos sitios a los que ahora teme. Si lo ha hecho, lo podrá hacer. Conviene que busque una ayuda profesional que le permita reconducir esta situación.

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Entradas por meses

Únete a otros 279 seguidores

Estadísticas

  • 30.372 visitas