Cuidado con los “cantos de sirena” en hipnosis clínica

Sirenas

Periódicamente y con mayor frecuencia de lo deseable, llegan a mis manos anuncios de “hipnoterapeutas profesionales” que ofrecen sus inexistentes cualificaciones para, literalmente, “tratar problemas de” y a continuación una retahíla de problemas personales y psicológicos que están muy lejos de su preparación, profesionalidad y conocimientos.

En semejante relación algunos mezclan, sin rubor ni empacho, desde regresiones, imposiciones de manos, control mental y otras originalidades con problemas tan serios y delicados como son las fobias, depresiones, ansiedad, anorexia, bulimia y cualquier otro padecimiento y alteración emocional que podamos encontrar en cualquier abordaje terapéutico en psicología.

Hemos de tener bien claro y presente que la hipnosis es una herramienta genial y científicamente testada, probada y basada en muchos análisis y estudios que validan su efectividad cuando es usada de forma adecuada y como lo que es, una herramienta. Ni es un tratamiento psicológico, ni un curalotodo, ni siquiera el ungüento mágico que se pueda utilizar en cualquier ocasión.

Hay que tener la precaución de no dejarse confundir ni embrollar con palabras rimbombantes, con promesas irreales e incumplibles, con el uso inadecuado de algo, la hipnosis, que usado en su ámbito de efectividad es un magnífico colaborador del trabajo terapéutico, pero solamente eso, un ayudante que facilita el mejor aprovechamiento y aplicación de las tareas de cambio y progreso personal.

Me encocora e impacienta el uso indebido y las tomaduras de pelo que conciben algunas personas para aprovecharse de la necesidad, dolor, sufrimiento y angustia que provocan situaciones personales que merecen otro respeto.

A estas personas se les llama legos, porque carecen de las bases de conocimiento y estudios que son necesarios para acompañar y enseñar a las personas la resolución de sus problemas emocionales. Usan una herramienta, digamos por ejemplo un destornillador, con el desatinado propósito de aplicarla en cualquier tipo de “reparación” que necesita mucha más preparación, conocimientos, abordajes y atenciones, es decir, la caja de herramientas al completo.

Quienes usamos la hipnosis como lo que es, tenemos muy claro el principio siguiente:

Abstenerse de usar la hipnosis en los casos que se desconozca como tratar sin hipnosis

Y eso es precisamente lo que hacen los legos, usar la hipnosis desconociendo cómo trabajar con la persona sin la hipnosis.

Recuerda que el canto de las sirenas buscaba que los marineros se acercasen a ellas para que se estrellasen en las rocas y así quedarse con el botín que trasportaban sus naves. El canto de una sirena se basa en palabras convincentes y seductoras que luego se tornan en falsedades y desencantos.

Repito, cuidado con quienes te ofrecen, mediante sus armoniosos cantos huecos, que te lo van a solucionar todo; precaución con quienes a cambio de tu dinero te dicen que van a mejorar tu estado sin explicarte que también hace falta tu esfuerzo en el proceso, que es imprescindible que te involucres en alcanzar tu equilibrio y que te hagas responsable de ti mismo, de tu salud física y emocional, de tus actos y de tu propia vida.

10 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. irthalm
    Jun 30, 2014 @ 13:34:03

    Hola Ana, me encanta ese principio de no tratar con hipnosis lo que no sabrías tratar sin ella. Creo que la ÉTICA PERSONAL Y PROFESIONAL son fundamentales a la hora de tratar con otras personas.

    Sin embargo, me gustaría comentar que creo que solemos generalizar y meter en un mismo saco, el de los “malos”, a los legos. Los habrá sin sentido común ni ética que no sean capaces de plantearse si están ayudando o empeorando a la persona que acude a ellos. Pero de estos encontramos a gente sin titulación y gente con titulación también. Creo que ser competente no lo determina un papel.

    Y te lo digo yo, que soy psicóloga y conozco psicólogos a los que no recomendaría nunca, y no psicólogos que los tengo entre los primeros de mi lista para recomendar.

    Es decir, a veces me gustaría que en vez de asustar a las personas, las animáramos a VER MÁS ALLÁ de “tiene un título-es un buen profesional”, “no lo tiene-es un incompetente que se va a aprovechar de mi”.

    Creo que sería mejor que fuéramos profesional por profesional, y lego por lego, mirando formación, vale, pero sobre todo, valorando en qué medida están logrando ayudar a la persona o no.

    Aún así, estoy de acuerdo con tu recomendación y la de muchos otros, de prestar atención al profesional al que acudimos. Pero más que decirles que pidan papeles, yo pediría referencias, testimonios de otros pacientes, nivel de satisfacción, objetivos logrados…

    Ah, y tener en cuenta que el hecho de que la forma de trabajar de un profesional no sea la “tradicional”, no significa que no sea efectiva.

    Saludos 😉

    Responder

  2. anasanantonio
    Jun 30, 2014 @ 15:36:22

    Hola Irtha, muchas gracias por tu atención y las reflexiones que has hecho llegar y que ahora me gustaría poder comentar y matizar.

    Me encanta que seas una psicóloga a quien le interesan estos temas. Si te das cuenta, me he centrado en mi artículo en el uso inadecuado de la hipnosis, que como creo queda meridianamente claro, es solo una herramienta, y trato de poner de relieve los problemas que puede tener su uso inadecuado.

    En primer lugar, el principio que he expuesto no es personal, sino un principio ético que hemos de defender quienes usamos esta técnica como uno más de los recursos profesionales para atender a las personas.

    Por diversos motivos, la hipnosis trae aparejada una serie de concepciones totalmente irreales, fomentadas y distorsionadas por los medios de comunicación, literatura, películas y espectáculos. En todos estos lugares se muestran una gran cantidad de mitos (te puede dejar enganchado, sirve para todo, se pueden cometer delitos bajo su influjo, alguien te puede controlar, es una pérdida de conciencia y de la propia personalidad…) que dan lugar a que las personas la tomen como algo peligroso y potentísimo cuando aprendes a usarla. Y la rodea con un halo “mágico” que de manera implícita parece ofrecer que lo vas a resolver todo sin esfuerzo, ya que el “control” del otro va a sustituir tu voluntad, por lo que las cosas van a suceder de forma sorprendente.

    Yo no hablo de malos y buenos, hablo de uso adecuado o inadecuado. Y me parece inadecuado ofrecer servicios de toda índole (dejar de fumar, adelgazar, aprender idiomas, etc.) mediante la hipnosis. Yendo un paso más allá de estas pequeñas estafas cobradas a precio de oro, ya que la experimentación científica ha demostrado la misma efectividad que otros métodos y no mayor, me parece mucho peor que haya personas que brinden tratar grandes problemas personales como son depresiones, ansiedad, problemas de pareja y otros muchos padecimientos con algo que no es efectivo en estos campos en particular sin acompañar a un buen abordaje terapéutico.

    Hablo de legos en referencia a quienes ofrecen unos servicios que, en realidad, no saben cómo llevar a cabo. Lo mismo diría de quienes se ofreciesen a arreglar el motor de un coche, diciendo que son mecánicos especialistas, cuando todo lo que saben es usar la bomba de aire de las bicicletas.

    Es evidente que no todos los psicólogos llevan a cabo su trabajo de forma efectiva; en ninguna profesión sucede eso. Podemos pensar en abogados, barrenderos, médicos, fontaneros, dependientes, políticos y cualquier otra que se te ocurra.

    Claro que estoy de acuerdo en que la persona se oriente respecto a los resultados alcanzados por un profesional, por el boca a boca, objetivos terapéuticos consolidados, etc. Y que todo ello esté respaldado por unos estudios, una formación, una estructura mental. En mi caso estudié cinco años en la facultad, he hecho multitud de cursos, he leído y sigo estudiando cada día para aprender y actualizar mis conocimientos y saber qué pasos dar y cuáles evitar, para lograr ser la mejor psicóloga en que yo pueda llegar a convertirme.

    El problema de las personas a las que yo me refiero es que han hecho un curso o dos de hipnosis, los que les hayan hecho falta para manejar la herramienta, y con eso ya se lanzan al ruedo de la atención psicológica, denominándose “hipnoterapeutas” cuando la hipnosis no es una terapia.

    Un símil sería que porque haya subido en avión, me haya convertido en piloto. Hay una diferencia de concepto. Hay odontólogos que usan la hipnosis para ayudar a la gente con miedo a sus sillones, pero la hipnosis no les enseña a arrancar una muela ni a hacer un empaste. Es una técnica, no suple su profesión.

    Siento que te haya sonado a que me estaba metiendo con lo no “tradicional” porque no es ese el objetivo. Me parece que has visto en mis palabras más de lo que yo estaba tratando de comunicar.

    No trato de asustar a nadie, sino de alertar, de hacer saber que si alguien, sea psicólogo, medico, albañil, matemático o alpinista le ofrece una “hipnoterapia” sin más respaldo, no le están dando todo lo que es necesario para su bienestar. Eso es todo lo que trataba de exponer.

    Muchas gracias por el interés demostrado, es un placer estar en contacto contigo.

    Responder

  3. Esperanza
    Jun 30, 2014 @ 17:53:37

    Hola Ana, he estado leyendo tu posicionamiento y razonamiento científico acerca de la Hipnosis y los peligros que su mal uso provocan y me ha parecido sensato. Cuando le ha llegado el turno a la lectura de comentarios me encuentro con el de “Irta”, tras cuyo nombre parece que hay una persona Lda en Psicología y defensora de lo que defienden sus amigos y bienhechores, sin duda buenas personas bienintencionadas.
    Aunque me ha conmovido su emocional postura, el la que, “viendo más allá” veo agradecimiento personal, me ha parecido insensata por inconexa y vacua.

    En ausencia de conocimientos y técnicas probadas , el “Dr Placebo” es quien acumula el mayor número de mejorías y curaciones, y, aunque es cierto que la relación pone en marcha los mecanismos autocurativos (como sabemos el Dr Placebo vive dentro de nosotros), me parece muy muy temerario e insensato dejarse ir, infantilmente,en las ondas energéticas de quien se posiciona en un plano/poder superior( la mayor parte de las veces con vis humanista, humilde y espiritual,) porque siente el fluir de la energía, que todo ser humano tiene, por cierto.

    Existen los generales porque existen los soldados; existen las sectas porque existen los necesitados de pertenencia; existen los profesionales porque existen los necesitados de resolver; existen los usurpadores porque es más fácil robar que trabajar; existen las clínicas clandestinas que provocan hasta muerte porque tienen público en los mundos de Yupi; existen los flautistas de Hamelin porque existen muchos adultos/niños necesitados de consciencia para ver a los que actúan sin conciencia, aunque vayan disfrazados de salvadores. Y los legos y malos profesionales que sean buena gente , yo que me alegro, pero eso es otra cosa .
    Hace más daño un lego que un mal profesional porque al lego se va con corazón y pensamiento mágico , y al profesional, tambien con cabeza si quiere resolver.

    Me ha parecido que ésta chica está muy condicionada por su círculo , y que su focalizada visión de sus árboles favoritos le impiden ver el bosque de los despropósitos, que incluye la hipnosis como un medio más de poder, tema de tu artículo, Ana.
    Sin querer ofender ni herir a nadie he expresado mi análisis y sentir desde mi conocimiento y experiencia en Ciencia,y en Energías.

    Muchas gracias Ana por tu generosidad en compartir.
    Un cordial saludo, tambien para Irta .

    Responder

    • anasanantonio
      Jul 02, 2014 @ 11:55:56

      Esperanza, gracias por tus reflexiones. Desde luego el efecto placebo existe, se puede medir y se ha hecho mediante muchos estudios su efectividad y habitualidad, mucho mayor de lo que podemos suponer.

      Estoy de acuerdo en que las personas, cuando están pasando una mala situación de salud o de cualquier otro tipo, tanto propias como de personas queridas, podemos dejarnos llevar por la desesperación y acudir a personas que se aprovechan de nuestras necesidades.

      Una de esas posible situaciones es de lo que trato de advertir; que la hipnosis solamente nos puede aportar lo equivalente a nuestro propio esfuerzo e implicación, que no es una terapia sino un “amplificador” de sus efectos y que no esperemos más, llevados por la urgencia de nuestra necesidad.

      Seguiremos adelante por este camino, tratando de compartir lo que realmente nos puede dar, que es mucho, pero sin dejarnos encandilar por espejismos.

      Muchas gracias, Ana

      Responder

  4. pedrovelasco
    Jul 02, 2014 @ 07:44:04

    Hola Ana, buenos días:

    Como siempre, encantado de leer tus sensatas palabras.

    Me parece completamente adecuado advertir a los usuarios y más en temas relacionados con su salud, que si alguien no tiene una titulación oficial para ejercer la psicología o la medicina, no debe practicarlas.

    Obviamente, existe la mala praxis y para eso están los Colegios Oficiales y demás organismos oficiales que deben regularla y a los que los usuarios pueden acceder en caso de verse afectados.

    Me encanta ver más allá, trabajar por la ciencia y seguir avanzando hacia una mejor atención a la salud.

    Lo dicho, un placer leerte Ana.

    Responder

    • anasanantonio
      Jul 02, 2014 @ 11:46:35

      Gracias Pedro por tus palabras. tu comentario sobre la existencia de los Colegios Oficiales redondea el asunto de la mala praxis, muchas gracias, faltaba decirlo.

      Espero seguir poniendo a disposición de las personas pensamientos, orientaciones o sugerencia que buscan el bienestar general y ayudar a detectar caminos poco respaldados o incluso poco recomendables en algunos casos.

      Gracias de nuevo, Ana

      Responder

  5. irthalm
    Jul 17, 2014 @ 11:05:17

    Hola Ana,
    pensaba que llegaría alguna notificación de que había recibido respuesta a mi comentario, por eso no había estado atenta a esta conversación.

    Te agradezco la respuesta. Reconozco que al leer el artículo fue otra sensación la que yo tuve, me quedé con ciertas palabras y expresiones, y vi lo que yo quería ver… en función de “mis gafas y mi realidad”.

    Ahora sí descubrí ese matiz que realmente intentas transmitir, gracias a los ejemplos que has puesto del mecánico o del piloto. Me quedo con la idea de que es fundamental una buena formación de base, y entender que la hipnosis no es una terapia per se, sino un complemento que debe ir acompañado de otras herramientas que el profesional en su área debe haber adquirido.

    Si me permites una SUGERENCIA: no he leído más que un par de artículos, pero la sensación que he tenido es que más que decir lo que hacen mal, lo que no es, o quiénes no son profesionales de la hipnosis, me encantaría saber más qué sí es, para qué sirve concretamente, cómo funciona de verdad…

    Esperanza, totalmente de acuerdo contigo; desde luego, yo tengo unos árboles favoritos. Soy capaz de ver los despropósitos (sé que hay gente que se considera lo que no es y puede hacer más daño que bien), pero soy consciente de que también existen esos árboles que tanto me gustan, y a veces me gusta hacerlo visible, por eso hice mi comentario, para aportar con otra posible interpretación o percepción de la realidad.

    Gracias por sus comentarios, Ana y Esperanza.

    Responder

  6. anasanantonio
    Jul 17, 2014 @ 13:32:10

    Hola de nuevo Irtha, gracias por la atención prestada a mi respuesta y a fijarte en lo que realmente quería expresar. Veo que, en realidad, estamos de acuerdo aunque veamos los árboles desde diferentes perspectivas.

    Pues creo que buscando un poco en el blog, verás que hay muchas entradas que explican para qué sirve, sobre todo al principio de su creación. Lo he reflejado conectada con la ansiedad, las enfermedades psicosomáticas, la depresión, etc.
    eso sí, siempre como adjunto al tratamiento adecuado a cada necesidad. Por ejemplo:

    https://anasanantonio.wordpress.com/2011/06/26/ansiedad-e-hipnosis/

    https://anasanantonio.wordpress.com/2012/03/19/la-hipnosis-me-puede-curar/

    https://anasanantonio.wordpress.com/2012/03/05/que-puede-hacer-la-hipnosis-por-mi-que-yo-no-puedo-hacer/

    En esos y otros muchos artículos puedes encontrar lo que buscas, información sobre lo que sí podemos esperar de la hipnosis. Espero que te sirvan.

    Cordialmente, Ana

    Responder

    • irthalm
      Jul 17, 2014 @ 14:20:44

      Gracias, me gustó mucho el de “qué puede hacer la hipnosis por mí”…
      Estoy echando un vistazo a tus primeros artículos, del año 2011 ,)
      Muy intersantes, era eso lo que buscaba. Gracias =)
      Ha sido un placer!

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Entradas por meses

Únete a 279 seguidores más

Estadísticas

  • 33.979 visitas