El miedo

fantasma

El miedo, es la emoción más importante de todas.

Dicho así, parece que estoy escribiendo una simpleza. Quienes sufren de ansiedad, de fobias, de ataques de pánico… me contestarían que el miedo es terrible, que les hace sufrir mucho y que es mejor no tenerlo, por muy importante que sea.

Vamos a verlo desde otro punto de vista. El miedo DE VERDAD es BUENO, porque es el impulso que nos hace reaccionar ante un peligro y nos pone a salvo o nos permite atacar y luchar en defensa de nuestra integridad. En ese sentido es bueno, cuando nos salva de un peligro CIERTO. Es la emoción de la supervivencia. Si no sobrevivimos a un peligro, el resto de emociones no nos sucederán. Por eso creo que es la emoción básica imprescindible.

El problema es que nuestro cerebro ve tanto los peligros en la realidad como los miedos imaginados en imágenes internas, pero es incapaz de distinguir entre ellas, ambas le parecen ciertas.

Y como el miedo afecta al funcionamiento cerebral y este, a su vez, provoca alteraciones físicas que responden a esa emoción, se pone en funcionamiento todo el organismo, en cuerpo y mente, tanto ante peligros reales como imaginados.

Por ello, ante un ataque de ansiedad, con síntomas físicos muy alarmantes, lo que verdaderamente puede ayudar es detectar el miedo que lo produce y darnos cuenta de que es una ideación poco realista. De ese modo facilitamos que el cuerpo se calme en su respuesta tan exagerada a situaciones evaluadas como peligrosas, que no lo son en realidad.

¡Esta cabeza nuestra! ¡qué líos nos provoca….!

¿Has tenido alguna vez experiencias de miedos imaginarios? ¿Quieres compartirlos?

2 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Maite
    Mar 07, 2014 @ 19:29:59

    ¡Qué bien está el dibujito! Me ha sentado muy bien verlo, porque lo mismo que es curioso que a un niño le asuste un fantasmilla que un adulto sabe que no es nada, es curioso lo que hacemos de adultos con nuestros particulares fantasmillas, que también son de risa y nos dejan fuera de combate.
    Personalmente me acechan los fantasmillas sobre todo en el trabajo. No sé de qué me asusto tanto antes de ir a la misión que tengo asignada. Me hace sufrir mucho porque debido al estado ansioso en el que entro muchas veces antes de ir, tiendo a postergar y, como consecuencia, a complicarme la vida.
    Muchas gracias Ana, qué bien están tus entradas. Me acordaré del dibujito para sonreír mientras sigo en esta tarea de ir domesticando mis miedos inútiles y paralizadores.

    Responder

  2. anasanantonio
    Mar 09, 2014 @ 17:03:10

    Maite, gracias por tus comentarios. Miedo solamente de los peligros reales, jamás de las situaciones en las que, aparte de no ser peligrosas, tienes la sartén por el mango. No te hace sufrir, TE HACES SUFRIR CON TUS PENSAMIENTOS ANTICIPADORES de cosas que luego no pasan y si no las haces, no vas a tener pruebas para quitarle la “razón” al miedo.

    Adelante, salta, que no hay ningún precipicio al que caerte. Solamente te espera la satisfacción de haberte superado. Besos, Ana

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Entradas por meses

Únete a 279 seguidores más

Estadísticas

  • 33.979 visitas