Enfermedades psicosomáticas (III)

arbol y mente psicosomatico

Veamos cuales son las causas de nuestras enfermedades más corrientes:

De las molestias físicas habituales, el setenta por ciento puede deberse a causas naturales. Suelen estar causadas por alteraciones en el funcionamiento cotidiano y óptimo del cuerpo en procesos como la digestión, la respiración, la circulación sanguínea o la sudoración. También son factores a considerar los hábitos de vida poco saludables como la alimentación inadecuada o desequilibrada en nutrientes o cantidad, malos hábitos de sueño o hacer poco ejercicio físico. El ambiente también influye en nuestro cuerpo; causas como la humedad, el calor, el frío, la contaminación, etc.

Sólo una pequeña parte de nuestras molestias y dolores se deben a enfermedades físicas, más o menos graves.

En último lugar, un cuarto de las molestias físicas que sentimos se deben a causas psicológicas. Aquí es donde nos topamos con las enfermedades psico-somáticas.

En general, se tiende a pensar que las enfermedades psicológicas se manifiestan habitualmente a través de la tristeza, el llanto, emociones descontroladas y otros indicios de alteración y tenemos que ser conscientes de que esto es un punto de vista que no tiene en consideración que nuestro cerebro y sus percepciones, ideas o imágenes influyen en nuestro cuerpo, del mismo modo que el estado del cuerpo, sus sensaciones y sus reacciones informan e influyen en la actividad del cerebro, estableciéndose entre ambos un bucle que se retroalimenta constantemente.

La ansiedad, el estrés y la depresión modulan la producción de ciertos neurotransmisores y diferentes hormonas, provocando reacciones en nuestro organismo, que nos sensibilizan ante el dolor, nos activan o aquietan e influyen en distintas enfermedades.

Estas pueden ser algunas de las reacciones que podemos detectar en nuestro cuerpo y sentirlas como enfermedades:

– sistema nervioso: dolores de cabeza, mareos, vértigos, desmayos, hormigueos, parálisis musculares, etc.

– percepciones por los sentidos podemos encontrar ceguera psicógena, visión doble, afonía, etc.

– sistema circulatorio: palpitaciones y taquicardias, tensión arterial alta, arritmias, etc.

– sistema respiratorio: respiración muy superficial y rápida que provoca hiperventilación, sensación de ahogo, dolor u opresión en el pecho, etc.

– sistema digestivo: sequedad de boca, sensación de atragantarse, náuseas, vómitos, estreñimiento, diarrea, gastritis, colitis ulcerosa, etc.

– sistema osteo-muscular: tensión muscular, dolor muscular, cansancio, posturas dolorosas, etc.

Estos son los síntomas psicosomáticos más frecuentes en las consultas médicas:

Dolor de espalda, 71%
Mareos, vértigos, 65%
Dolor en extremidades, 60%
Gases en el estómago, 52%
Dificultad al respirar, 50%
Palpitaciones, taquicardia, 49%
Dolor en articulaciones, 45%
Dolor en el pecho, 44%
Náuseas, 43%

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Entradas por meses

Únete a 279 seguidores más

Estadísticas

  • 33.979 visitas