“¡La vida no es justa!”

Cuando sucede algo malo, desagradable o que provoca dolor, la frase que nos acude a la boca es: ¡La vida no es justa!

Y es cierto, la vida ni es justa ni es injusta. Justa solamente ha de ser la Justicia.

 

Cuando clamamos por justicia, sin pararnos a pensar todas las cosas que nos ha concedido la Vida sin ningún merecimiento especial por nuestra parte. Al leer esto estás utilizando un ordenador o un aparato electrónico, usas tu vista, has aprendido a leer, tienes una instrucción y una cultura, seguramente tienes casa, alimentos y ropa, además de otras mil cosas que damos por supuestas como agua corriente, electricidad, sanidad, medios de transporte… y así un número incalculable de beneficios y ventajas.

 

Sin contar con la gente que nos aprecia, que nos quiere, que nos respeta, que nos cuida, para quienes somos importantes en su vida.

 

¿Pensamos en quienes les falta todo eso? Ellos tampoco han hecho nada especial para nacer sin condiciones familiares, económicas, de salud, de amor o de vida similares a las que se nos han concedido.

 

A partir de ahora, cuando te preguntes

 

¿Por qué me pasa esto a mí?,

Imagen

contéstate:

 

¿Por qué a mí no?

Porque por mucho que te duela, también te toca en el reparto, tanto de alegría como de dolor. Te toca, no tiene nada que ver con la justicia.

4 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Jesus
    Jun 19, 2013 @ 18:39:43

    Es lo que tiene esta vida llena de misterio, de flores,de espinas,de miradas y lejanía.

    Responder

  2. anasanantonio
    Jun 20, 2013 @ 08:33:18

    Eso es, Jesús, muy bien condensado. Gracias por tu interés. Besos, Ana

    Responder

  3. Salva
    Jun 26, 2013 @ 15:13:45

    Muchas gracias Ana. Tienes razón que asumir al mismo tiempo nuestra fortaleza y nuestra debilidad, los que nos ha tocado para bien o para mal, es aparte de necesario sano e inteligente.
    A veces “Es injusto tratar de injusta a la vida”
    A veces “Es justo tratar de injusta a la vida”
    Pero da igual…
    En cualquier caso la vida siempre dice: “Ale, vámonos que aún nos queda por recorrer…”
    Menos mal, que justicias aparte, nos vamos en esa excursión vital, además de con la “pesada mochila” con una cantimplora de llena de amor que si nos fijamos BIEN es inagotable.
    Aunque hay días en que no sabemos dónde tenemos la cantimplora…
    Un beso

    Responder

  4. anasanantonio
    Jun 26, 2013 @ 16:57:02

    Salva, suscribo todo lo que dices, con sabiduría y buen centrado. Y que la cantimplora la llevemos siempre colgada de la cintura. Gracias, Ana

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Entradas por meses

Únete a 279 seguidores más

Estadísticas

  • 33.977 visitas