Pensamientos que nos dañan

La cultura en la que vivimos nos transmite de forma inconsciente, porque vemos cómo actúan nuestros educadores, una cantidad tremenda de pensamientos que les hacen sufrir a ellos y aprendemos a sufrir nosotros.

Por ejemplo, el miedo al “qué dirán”. Ignoramos lo qué dirán, resulta imposible controlarlo, nunca vamos a contentar a todas las personas y para evitar “que digan” dejamos de hacer cosas que son importantes para nosotros, que cubren una necesidad o nos facilitan alcanzar un objetivo.

Hay muchas ocasiones en las que dejamos de hacer, o hacemos, cosas para evitar las opiniones ajenas. Si hoy me compro una prenda de ropa que me gusta y alguien me dice que no le gusta ¿llego a casa y la escondo en el fondo del armario? ¿Por qué hago eso? ¿Por qué a esa persona no le gusta?

Pues que ni se la compre ni se la ponga. Pero si a mí me gusta y la he comprado por eso, la uso y la disfruto.

He expresado un mínimo ejemplo, pero cuando vamos a actos de mayor trascendencia, las consecuencias empeoran. ¿Tengo que endeudarme en la compra de algo económicamente gravoso solamente para que “no digan de mí”?

Vale, no dicen, les he tapado la boca, pero ¿me van a pagar la deuda ellos? Para que no digan me he empeñado durante mucho tiempo ¿Merece la pena?.

Prefiero que digan lo que quieran y yo hacer lo que considero conveniente para mi bienestar.

4 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Jesus
    May 23, 2013 @ 06:26:30

    Nos enseñañ a ser buenitos,a que nos digan lo correcto,a caer bien y no nos señalen con el dedo.
    Caramba y que bien nos lo grabas dentro.

    Responder

  2. anasanantonio
    May 23, 2013 @ 07:21:25

    Pues si, Jesús, y ser buenitos significa hacer lo que los demás quieren que hagamos y dejar de hacer lo que necesitamos hacer para nuetro propio equilibrio y bienestar. Hemos de ayudar a los otros, pero no dejar de vivir nuestra propia vida. Lo bueno es que las grabaciones se pueden modificar. Besos, Ana

    Responder

  3. Inma
    Jun 02, 2013 @ 08:23:04

    Completamente de acuerdo. Si hacemos, o no hacemos, las cosas por el “qué dirán” dejamos de ser nosotros, nos engañamos y dejamos de ser felices.

    Responder

    • anasanantonio
      Jun 02, 2013 @ 08:27:45

      Si Inma, cuando deseamos satisfacer a los demás y “que no digan” nos olvidamos de nosotros mismos y de nuestras necesidades, dejamos de hacernos responsables de nuestro bienestar. Y aún así, dicen. Gracias por tus palabras. Ana

      Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Entradas por meses

Únete a 279 seguidores más

Estadísticas

  • 33.979 visitas