La importancia de las raíces

Cerca de un arroyo de aguas cristalinas había un pequeño bosque. Los árboles eran muy variados y la mayoría gastaba sus energías en ser más altos y más grandes que los demás, con muchas flores y perfumes, pero así se les iban las fuerzas y no tenían suficiente energía para acrecentar sus raíces.

En cambio, el laurel dijo: “Yo voy a invertir mi savia en tener una buena raíz; así podré crecer y echar hojas que servirán a muchos habitantes del bosque”.

Los otros árboles estaban muy orgullosos de ser bellos ¡en ningún lado se encontraban tantas flores y aromas, tanto color y variedad de formas! Y no dejaban de admirarse y de hablar de sus encantos, todo el tiempo embelesándose y riéndose de los demás.

El laurel sufría con esas burlas; se reían de él, abriendo ante sus escasas hojas sus flores y emitiendo perfumes, luciendo el abundante follaje.

– ¡Laurel! – le decían – ¿para qué quieres tanta raíz? Date cuenta de que a nosotros nos alaban porque tenemos poca raíz y mucha belleza. ¡Es mejor que te dediques a ser como los demás prefieren! Así les gustas mucho y aumentas tu valor.

Pero el laurel pensaba de otro modo y seguía dedicándose a fortalecer sus raíces.

Un día se desató una terrible tormenta que sacudió, sopló y resopló a través de todo el bosque. Los árboles más grandes, los que tenían un ramaje muy extendido, se vieron golpeados terriblemente por la fuerza de los elementos. Por más que gritaban no pudieron evitar que el viento los derribase. En cambio, el pequeño laurel, como tenía muchas raíces y pocas ramas, apenas perdió unas cuantas hojas.

Entonces todos comprendieron que lo que nos mantiene firmes en los momentos de dificultad no son las apariencias sino las fortalezas que te nutren y te sirven de base vital.

4 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. AnaP.
    Mar 20, 2013 @ 14:05:22

    Con el miedo que les da a algunos de profundizar en si mismo y de crecer sorteando las piedras del camino.
    Bonito cuento 🙂

    Responder

  2. anasanantonio
    Mar 20, 2013 @ 15:23:33

    Pues si, pero es importante saber que tenemos una serie de fortalezas y recursos personales. Y para que nos sirvan de apoyo, hay que alimentarlos día a día. Es una de los requisitos de la vida plena de bienestar. Gracias por tus comentarios.

    Responder

  3. Jesus
    Mar 20, 2013 @ 19:13:50

    Las fuentes interiores son el milagro del corazón.Un abrazo

    Responder

  4. anasanantonio
    Mar 20, 2013 @ 19:39:52

    Ciertamente Jesus, y de eso sabes tu un montón. Besos, Ana

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Entradas por meses

Únete a 279 seguidores más

Estadísticas

  • 33.979 visitas