Emociones primarias, secundarias e instrumentales

Llamamos emociones primarias a aquellas que surgen ante la evaluación de un suceso presente; la emoción facilita la respuesta necesaria para enfrentarlo o solucionarlo. Son la reacción adaptada a la realidad y las que activan la fuerza de respuesta.

Por otra parte, las emociones secundarias son las que surgen a consecuencia de percibir una emoción primaria que nos resulta inaceptable, que deseamos evitar. Usamos esas emociones secundarias para ocultar lo que sentimos en realidad. Por ejemplo, si un hombre tiene el mandato “No llores” y percibe que está a punto de hacerlo, puede utilizar el enfado como forma de “borrar” las lágrimas.

También son secundarias las emociones difusas, muchas de ellas relacionadas con manifestaciones de tristeza, enfado o ira, mantenidas en el tiempo y sin causa objetiva presente, que se manifiestan de forma explosiva o incontrolada. Estas emociones suelen estar relacionadas con penas y dolores profundos que aún no hemos resuelto.

Las emociones instrumentales son las que expresamos de forma voluntaria, controlada y manipuladora, tratando de conseguir algún beneficio. Son poco sanas, pues nos hacen sentir mal y logran que las personas se alejen de nosotros por sentirse controladas o presionadas por nuestra forma de actuar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Entradas por meses

Únete a 279 seguidores más

Estadísticas

  • 33.977 visitas