EL ÁRBOL TRISTE

Había una vez un hermoso jardín, con manzanos, naranjos, perales y bellos rosales, todos ellos felices y satisfechos. Excepto un árbol que estaba triste, profundamente triste, porque no sabía que tipo de árbol era.

El manzano le decía:

– Lo que te falta es concentración, si realmente lo intentas podrás llenarte de hermosas y aromáticas manzanas.

El rosal le replicaba:

– No escuches al manzano. Mira, es más sencillo tener rosas y, además, son más bonitas y perfumadas que las manzanas.

El pobre árbol, desesperado, trataba de concentrarse y hacer todo lo que le decían, pero no lograba producir ni manzanas ni rosas y cada vez se sentía más frustrado y desconsolado.

Un día llego al jardín un búho, la más sabia de las aves y al ver la desesperación del árbol, exclamó:

– Realmente tu problema no es grave. Es el mismo que tienen otros muchos seres en la tierra. Dedicas tu esfuerzo a ser como los demás te dicen en lugar de escuchar tu voz interior y conocer tus potencialidades.

El árbol, angustiado, pensaba: ¿Mi voz interior? ¿Conocerme? ¿Mis potencialidades?

Pero el comentario del búho hizo que fuera prestando atención menos atención a lo que decían otras plantas y que se fijara con gozo en el sol, la lluvia, el viento, el canto de los pájaros que anidaban en sus ramas, e incluso aprendió a disfrutar del silencio.

Un día, dentro del silencio, le habló su voz interior y le dijo:

– Tú jamás darás manzanas porque no eres un manzano; ni florecerás cada primavera porque no eres un rosal. Tú eres un roble y tu destino es crecer mucho para dar cobijo a las aves, para ser refugio de los viajeros y para dar belleza al paisaje. Esa es tu misión; cúmplela.

Y el árbol se sintió fuerte y seguro de sí mismo y se dispuso a ser todo lo que podía ser. Aprendió a respetarse y a valorarse como lo que era.

6 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. AnaP.Pérez
    Feb 19, 2013 @ 11:26:55

    Gracias Ana por este cuento, resulta tan difícil en este mundo donde hay tanto “ruido” ser capaz de escuchar nuestra ” voz interior “.

    Responder

  2. anasanantonio
    Feb 19, 2013 @ 11:55:14

    Si, me parece que dejamos de lado quienes somos, tratando de amoldarnos a las opiniones ajenas, cuando tenemos que vivir nuestra vida, no las de otras personas. Nuestro encargo al venir a este mundo es desarrollar lo que realmente podemos llegar a ser y, así, hacer fructífera nuestra vida. Con nuestras capacidades, que son las herramientas de las que disponemos y con las que haremos bien las cosas. Gracias por tus palabras. Ana

    Responder

  3. Mariana
    Feb 19, 2013 @ 20:51:30

    Osea, ser ” si mismo”. Pues SI.

    Responder

  4. Jesus
    Feb 20, 2013 @ 07:11:37

    Que bien a mi me toco ser yo.

    Responder

  5. anasanantonio
    Feb 20, 2013 @ 08:36:49

    Si, Mariana, es ser uno mismo, porque si no lo hacemos, nos gastamos la vida en lo que no seremos nunca. Y es una pena. ¿Verdad?

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Entradas por meses

Únete a 279 seguidores más

Estadísticas

  • 33.977 visitas