¿En qué se diferencian la hipnosis clínica y la de espectáculo?

Algunas personas han visto en los medios de comunicación o en una representación lo que sucede en la hipnosis de espectáculo. Y es natural que teman que les suceda lo que han visto en esas situaciones:

– Pérdida de control,

– Ser influenciado para hacer cosas inapropiadas,

– Hacer el ridículo

– La apariencia de que el hipnotizador es el que le maneja como a una marioneta,

– El miedo a que se le impongan órdenes para hacer cosas incluso ilegales, etc.

Hay muchas diferencias entre ambas situaciones:

• La primera son las expectativas; cuando una persona se presenta voluntaria a ese tipo de espectáculo, ya sabe lo que se espera que haga y, por tanto, está haciendo una predicción, anticipación y compromiso de su conducta en la escena.

• Otro factor es la presión de sus iguales. Es muy raro que una persona que haya acudido a solas al espectáculo se ofrezca como voluntario; es más habitual en los grupos de personas y que entre ellos se encuentren una o dos personas más exhibicionistas o desinhibidas ante la opinión ajena. Incluso, en ocasiones han tomado algo de alcohol antes del espectáculo, lo que facilita aún más eliminar barreras ante ciertas conductas en público.

• Una vez que se llega al espectáculo, hay una pre-selección que, habitualmente, implica ejercicios de detección de exhibicionismo. Se pide a las personas cosas como que levanten las manos, que las unan y parezca que no las pueden despegar, etc. lo que facilita información al artista de quienes van a ser buenos sujetos para el espectáculo, especialmente aquellos que llaman la atención sobre sí mismos diciendo que nadie les puede hipnotizar o los que muestran muchas ganas de salir a escena, levantando las manos para que el artista les vea y les llame a participar.

• Una vez en el escenario, el artista pide un aplauso para la persona “que va a ser hipnotizada” de manera que le compromete más y más a que emita conductas extrañas o risibles. Al tener ese premio, otros exhibicionistas encuentran agradable recibir el mismo tipo de atención, con lo que se preparan para las próximas salidas.

• En ocasiones, las personas en el escenario, entran realmente en hipnosis, a consecuencia de sus propias expectativas, bien porque sea una persona “virtuosa” en hipnosis o incluso porque haya recibido un entrenamiento anterior, pero sucede en pocas ocasiones, porque la situación impide hacer una focalización interna adecuada para lograrlo.

Como se puede ver, son momentos y objetivos muy diferentes y que no deben de ser relacionados el uno con el otro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Entradas por meses

Únete a 279 seguidores más

Estadísticas

  • 33.979 visitas