Cuerpo, mente e hipnosis

Durante muchos siglos los filósofos consideraban que el cuerpo y la mente eran cosas separadas. Ahora sabemos que son cosas que están conectadas, que interaccionan constantemente, que nuestra mente afecta al cuerpo y viceversa.

Podemos citar múltiples ejemplos de cómo se relacionan entre sí:

–      Si pensamos en que nos ponemos jugo de limón en la boca, salivamos

–      Si pensamos en algo que nos provoca miedo, el cuerpo se tensa, el corazón aumenta sus latidos y podemos sudar

–      Pensando en que estamos dentro de un baño de agua a temperatura cálida, nuestros músculos se relajan

–      Podemos dejar de prestar atención a estímulos dolorosos y dejar de percibir las sensaciones molestas, por ejemplo, personas que ayudan a otros en situaciones de accidente y luego se dan cuenta de sus propias heridas.

La hipnosis trabaja con la mente y el cuerpo como una unidad; el pensamiento se refleja en la experiencia corporal y las experiencias corporales pueden quedar reflejadas en los pensamientos. Utilizamos las características personales para favorecer nuestros objetivos de manera más directa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Entradas por meses

Únete a 279 seguidores más

Estadísticas

  • 33.979 visitas