Mito a mito, 5

Mito 5: La hipnosis elimina y anula el control voluntario de la persona. Ésta deviene en un autómata en manos del hipnotizador, por lo que puede cometer actos delictivos, antisociales, inmorales o que le llevan al ridículo social.

 

Volvemos a mencionar el efecto pernicioso que han tenido las películas y relatos sobre los efectos de la hipnosis. Las películas presentan unas capacidades inventadas acerca de la hipnosis, igual que presentan otros efectos que sabemos que no son posibles pero aceptamos como parte de la historia, para darle coherencia. Sucesos como viajes en el tiempo, superpoderes, vampirismo y zombies, marcianos y venusinos… todo son productos de la imaginación y las personas lo entendemos como tal, aunque hagamos “como si” fuera verdad para que lo relatado tenga sentido. Porque si nos ponemos a desbaratarlo, se acaba la diversión.

Pues eso mismo sucede con la hipnosis en esas situaciones. Si fuera cierto que alguien pudiera controlar la voluntad ajena mediante la hipnosis, no estaría trabajando en el mundo del espectáculo.

También hay que considerar que la hipnosis, basada en estas creencias, se convierte en una buena coartada a la que echar la responsabilidad de nuestros propios actos. “Me hipnotizó y yo no tenía control sobre lo que hice” es la forma más absoluta de eliminar el tener que hacerme cargo de las consecuencias.

En hipnosis, todo lo que se hace se estaría dispuesto a hacerlo fuera de la hipnosis; esto es,  la  ética y la conciencia personal son las que marcan los límites. Y las personas que se prestan voluntarias para un espectáculo, aparte de que habitualmente son seleccionadas y preparadas por el hipnotizador, salen dispuestas a dar espectáculo a toda costa. Porque para eso salen. Y una vez ante el público, se  ajustan a lo que les piden para, precisamente, “no hacer el ridículo” en el escenario.

En una situación de espectáculo, se les puede pedir que hagan actos risibles o burlescos, pero nunca se les indica que hagan nada inmoral, ilegal o perjudicial. Porque si eso sucediera, en ese momento la persona acabaría con el espectáculo ya que entraría en colisión con sus principios éticos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Entradas por meses

Únete a 279 seguidores más

Estadísticas

  • 33.977 visitas