Depresión e hipnosis

Las personas que se encuentran en un estado de depresión mantienen unos característicos errores de procesamiento de la información, que miran el mundo desde una “tríada cognitiva”:

–       Visiones negativas sobre sí mismos,

–       Visiones negativas acerca del mundo,

–       Visiones negativas sobre el futuro.

El estilo atributivo negativo que se ha propuesto como un factor para desarrollar depresión hace referencia a una tendencia relativamente estable a explicar las situaciones negativas o fracasos mediante causas internas (la causa es algo de la persona, no ambiental), estables (la causa se mantiene a lo largo del tiempo) y globales (la causa afecta a otras áreas de la vida, no sólo a ese tipo de situaciones concretas).

Es decir, cuando la persona tiene una tendencia persistente a explicar las diferentes situaciones negativas, estresantes o fracasos que va experimentando a lo largo del tiempo, mediante causas personales (por ejemplo, mi torpeza característica, mi irresponsabilidad, mi falta de recursos, etc.), y además considera que estas causas seguirán estando presentes y actuando en el futuro, afectando además a diferentes áreas de su vida (familiar, laboral, relaciones personales, etc.), es más probable que experimente síntomas depresivos cuando tenga que enfrentarse a estas situaciones, consideradas por la persona como importantes.

Los errores sistemáticos que se dan en el pensamiento del depresivo mantienen la creencia del sujeto en la validez de sus conceptos negativos, incluso a pesar de la existencia de evidencia contraria.

Recientemente un buen grupo de clínicos (Yapko, Alladin & Heap, etc.) han establecido que la hipnosis, especialmente cuando forma parte de un tratamiento multimodal, ayuda a reducir los sentimientos de desesperanza, que es uno de los factores más predictivos de mantenimiento de la depresión y de sus ideas suicidas concomitantes.

Para ello se utilizan diferentes aproximaciones, combinando la terapia cognitivo-conductual y la hipnosis, pues ambas unen sus fuerzas y potencian los efectos combinados.

Esta es una de las posibles aplicaciones de la hipnosis en la superación de un estado tan doloroso como es la depresión; las personas que la padecen o han padecido son las que saben el estado tan profundamente desesperanzado que este estado provoca.

 

Ana San Antonio

Col. CV-04605

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Entradas por meses

Únete a 279 seguidores más

Estadísticas

  • 33.979 visitas